Omitir navegación.
Inicio

biografías

warning: Creating default object from empty value in /home/jorge/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

ABRAHAM VALDELOMAR

 

EL CABALLERO VALDELOMAR

Pedro Abraham Valdelomar Pinto nació en Ica, el 27 abril 1888, en el seno de una modesta familia. Su padre Anfiloquio Valdelomar era empleado de aduana y su madre Carolina Pinto, ama de casa. Estudió la primaria en escuelas de Pisco y Chincha, y la secundaria en Lima en el colegio nacional de Guadalupe donde, en 1903, el precoz intelectual funda, con su compañero de estudios Manuel Bedoya, la revista “La Idea Guadalupana”

STEFAN ZWEIG

EL MOMENTO ESTELAR DE STEFAN ZWEIG

FRANZ KAFKA

 

 

LA METAMORFOSIS DE KAFKA

 

ENRIQUE CONGRAINS MARTIN

EL NIÑO Y LAS BARRIADAS DE JUNTO A CONGRAINS

 

 

GUSTAVE FLAUBERT

LOS “BOVARY” DE GUSTAVE FLAUBERT

 

MARCEL PROUST

Por el camino de Proust

 

GABRIEL GARCIA MARQUEZ

 

EL GENIO DE ARACATACA

 

EL BARDO FELIPE PINGLO

 EL BARDO FELIPE PINGLO

 

JULIO RAMON RIBEYRO

 

Julio Ramón Ribeyro, uno de los grandes escritores peruanos del siglo XX, nació en Lima en 1929. Empezó a escribir a los 13 años, cuando aún estaba en el colegio, pequeños cuentos e historias que le sirvieron como práctica para destacar en los cursos de Literatura. Siguió escribiendo, con más seriedad, mientras cursaba estudios de Derecho y Letras en la Universidad Católica de Perú. En 1952 aprovechó una beca de estudios y salió de Perú. Viajó por varios países de Europa y finalmente se afincó en Paris, que era centro y destino de numerosos artistas contemporáneos. Allí, junto al silencioso río Sena y entre los viejos bulevares que inundan la ciudad luz, escribió gran parte de su producción literaria.

DIEGO MASIAS Y CALLE

DIEGO MASIAS Y CALLE

  

Nació en Arequipa el 12 noviembre de 1851. Según testimonios recogidos de aquella época, desde niño demostró especiales dotes para la creación poética. En la primera etapa de su vida, sus versos están plagados de romanticismo con un caudal poético que parece reverberar de los clásicos de esta corriente literatura a los que admiraba. De Víctor Hugo dice: “es el gran naturalista, el adorador perenne de la naturaleza, que tuvo que romper todos los diques que a su exuberante ingenio le oponían las reglas”. De Lord Byron dice: “ese otro coloso que llevó también a cabo una revolución intelectual que nos ha dejado en su Don Juan el más sublime canto de la tarde”. Shakespeare, Campoamor y otros vates universales jugaron también papel importante en el desarrollo de su poesía que por entonces dedicaba a personas conocidas de su entorno.

Distribuir contenido