Omitir navegación.
Inicio

PÁJAROS AZULES

PAJAROS AZULES

¿Pájaros azules?  Yo sé  de tres de este color, no diré sus nombres, mejor mantenerlos anónimos. Uno, era un pajarito de piel blanca, que cruzó el charco volando, emigrante de a pie, casi indigente llegó a Barcelona y trabajó como un condenado a trabajar. La piel se le quedó azulada de  tanto manipular baquelita en una fábrica y hasta perdió tres dedos de una mano. Pero, el pajarito empecinado consiguió su objetivo de tener un piso propio y una buena pensión. Y hoy, con cincuenta años, es un pajarito jubilado que anda paseándose por el mundo.

El segundo pájaro, un verraco que vende décimos de la ONCE. Va en silla de ruedas a su jaula callejera, donde además de charlar con sus clientes, oye la radio, canta, come y mea. El pajarraco es engreído, egoísta y desconfiado. Se vuelve loco por las mujeres esbeltas, discute con sus vecinos y cuando no ronca vigila su propiedad con una escopeta que esconde bajo su colchón. “Ya se van a enterar –dice- los que se atrevan a robarme. ¡Joder!”  Este pájaro loco tiene las venas del cuerpo azul marinos de tanto renegar. Pero él es así y nadie lo puede cambiar.

El tercero, un pájaro parado que andaba triste arrastrando su postrera pluma. Sin oficio ni beneficio, vagabundeaba por la calle buscando comida. Hasta que un impulso inevitable lo convirtió en pájaro frutero.  Se metía al bolsillo todas las frutas que podía de los quioscos del Mercado. Y así vivió feliz, durante un tiempo, comiéndose las ricas frutas hurtadas. Pero su mala costumbre lo traicionó y fue capturado por la policía. El pobre pájaro, privado de su libertad, se ha vuelto azul de tanto revolotear buscando sin cesar una salida entre las negras paredes de su celda.