Omitir navegación.
Inicio

LIMA LA TIERRA PROMETIDA

LIMA

Sobre las ruinas de un rico Imperio

el conquistador español la fundó,

el 18 de enero de 1535

con su protocolo militar y religioso.

Así nació la Colonia española

en las flamantes Indias americanas.

Lima, con su diseño traído de allende los mares.

Su cuadrícula urbana formada

por calles angostas,

casonas con balcones de madera

huertos, patios y corrales.

Lima  Colonial, con su Real Audiencia

y su temida Santa Inquisición

con sus murallas protectoras de piratas

sus gremios y mayorazgos

sus tapadas, pregoneros y serenos

con su Palacio de Gobierno, Catedral y

otros edificios pulidos con el arte

barroco hispánico y el rococó francés.

Con su aire apacible que lo rodeaba todo

Desde la Plaza de Armas, El Puente de los Suspiros

hasta la Alameda de los Descalzos

donde pasearían su amor un Virrey bohemio

y Micaela Villegas la famosa “Perricholi”

 

La capital del Nuevo Mundo

el núcleo de una extensa red que la integraba

con toda América,  Europa y Asia

soportó temblores y terremotos,

ataques de piratas y corsarios

el sitio de las tropas de Manco Cápac II

que pretendía acabar con los privilegios

de la Corte adicta a la Corona de España,

El Virreinato entró en crisis en el siglo XVIII

con la creación de los Virreinatos de Nueva Granada

y Río de la Plata. Perdió su red comercial exterior

y su control sobre las ricas minas del Alto Perú.

Y con las reformas Borbónicas y las ideas

de la Ilustración francesa sus cimientos políticos

y sociales se resquebrajaron.

Pronto resonó en su seno el grito de libertad.

Del Pueblo surgieron precursores y mártires.

Un día llegó del Sur la corriente libertadora

con un general argentino que con aplaudido discurso

proclamó la Independencia del Perú.

El Protectorado de San Martín declinó

con la entrada victoriosa de Bolívar

La dictadura del libertador humanista

declinó también a favor de un gobierno peruano,

 

En la Lima de antaño nació la República.

con sus congresos constituyentes

que elegían presidentes militares,

con su jirón de la Unión elegante

y cosmopolita que contrastaba

con sus barrios de Cinco Esquinas

sus viejas piletas del Cercado.

Ahí donde Ramón Castilla libertó

a los negros afro-peruanos y prendió fuego

al primer farol que iluminó la ciudad.

Ahí donde Ricardo Palma publicó sus Tradiciones

y Gonzalez Prada sus Horas de Lucha

Ahí donde los poetas a las puertas del Modernismo

Le cantaban al amor, la esperanza, la vida.

 

El tiempo de cambios vino a truncarse

con la invasión del ejército chileno

que destruyó  edificios e incendió la Biblioteca Nacional

fortín de nuestra cultura. La ciudad padeció saqueos

 y deterioro en su estructura arquitectónica

La ocupación chilena amputó el país y marcó

una página triste en la historia de la capital.

 

Tras la guerra Lima se levantó de sus escombros

Sus habitantes contribuyeron con la reconstrucción

motivados por el auge del sector industrial,

el alumbrado eléctrico, el teléfono y otros inventos

tecnológicos que recalaron en su seno.

Lima renace con el alborear del siglo XX

Se crean Bancos y la Cámara de Comercio.

El Centralismo económico se consolida.

aunque aparecen grupos oligárquicos que imponen

su hegemonía en todos los sectores productivos.

La aristocracia republicana se instala en la ciudad

y con ella renacen  los malos hábitos de la Colonia.

Con sus epifanios, leguleyos y vende patrias políticos

En todas las esferas sociales proliferaba

gente con mentalidad  aletargante

que convertía  Lima en una aldea del pasado.

 

La Guardia Vieja limeña, cantada por Los Trovadores

La música criolla resurgió con “El Plebeyo” de Pinglo

y más tarde con la “Flor de la Canela” de Chabuca Granda.

La Ciudad de los obreros y artesanos

donde Mariátegui publico sus 7 Ensayos

y fundó la Central General de Trabajadores,

Los emergentes movimientos obrero-estudiantiles

y defensores de los campesinos proclamaron su unión

para luchar por sus derechos fundamentales.

Y de estos cambios se nutrió  la  literatura peruana

Con Abraham Valdelomar, José María Arguedas y César Vallejo

escritores no nacidos en Lima pero influyentes

en el ámbito intelectual capitalino.

 

Lima migró pero conservó sus Tradiciones,

sus procesiones y fiestas de peña y turrón.

Por sus galpones añejos y estaciones de tranvía.

aparecieron pájaros fruteros y Niños de Junto al Cielo.

El comercio ambulante y las barriadas aledañas

Signos de la migración del campo a la ciudad

la transformaron en una urbe gigantesca donde faltaba orden

y planificación y social.

Lima escenario de los ensayos de Sebastián Salazar Bondy

de los poemas de Euguren, Martín Adán y Gonzalo Rose

De los cuentos de Julio Ribeyro y Enrique Congrains

De las novelas de Alfredo Bryce y Mario Vargas Llosa.

 

Lima, ciudad global, perla del pacífico,

Con su hermoso valle próximo al Puerto del Callao.

Erigida al pie del San Cristóbal y el Morro Solar,

Con sus ancestrales santuarios de Puruchuco

y Pachacámac, sus huacas de Huallamarca y Mateo Salado.

 

La metrópoli más poblada del Perú

bañada por los ríos Rímac, Chillón y Lurín

con sus verdes costaneras y rompeolas marinas

de Ancón a Pucusana, Agua Dulce y La Herradura

con sus poblados cerros y arenales circundantes,

De Comas a San Cosme y El Agustino

De Puente Piedra y Ventanilla a Ate-Vitarte

De San Juan de Lurigancho a Villa El Salvador.

 

Lima, la gran capital que retumba

con el alegre palpitar de su gente

devota del Señor de los Milagros,

de Santa Rosa o San Martín de Porres

Con sus bailes folclóricos: la marinera,

 la zamacueca, el vals criollo,

Y sus comidas típicas: la causa limeña

 la mazamorra, el arroz zambito.

 

Con sus fiestas patrióticas encendidas de fervor,

Y Dignidad Nacional. El 28 de julio con sus atractivas ferias

y desfiles cívico militares.

Y en las fiestas de Año Nuevo y Navidad

con sus calles y casas inundadas de alegría,

amor y paz familiar.

Lima, Ciudad Comunal

Vientre prodigioso que alberga a nativos,

Provincianos del interior

e inmigrantes del exterior del país

unidos todos por la misma identidad

Trabajadores solidarios que luchan

Sin egoísmos ni rencores,

por el bienestar económico y social.

 

Atrás quedó la etapa de violencia terrorista

que nos causó dolor. La ciudad crece y mejora

a pesar de su desarrollo desmesurado

que deberán controlar los gobernantes,

Lima es la Tierra Prometida

donde confluyen todos los que apuestan

por un porvenir mejor expresado

en el auge material e intelectual.

 

La ciudad con más orden y menos caos

está despegando en los tiempos de la globalización

Con grandes fábricas y urbanizaciones,

centros comerciales y culturales

nuevas líneas de autobuses

y el Metro con sus vagones que serpentean

arriba en el horizonte azul

Lima, Centro Histórico del progreso,

con justa razón hoy considerada

Patrimonio cultural de la humanidad